En ocasión del Día de la Tierra: Palestinos en los Países Bajos Llaman al Registro de los Refugiados para las Elecciones al CNP

 

(Traducido del árabe).

Palestinos en los Países Bajos celebraron el Día de la Tierra en la noche del viernes con una fiesta popular que se celebró en el teatro municipal de Vlaardingen, una ciudad holandesa situada 60 km al sur de la capital Ámsterdam. Organizada por la Unión General de Mujeres Palestinas-Rama Holanda y la red Palestina Al-Awda, participaron en ella más de 500 miembros de la comunidad palestina bajo el lema: "¡Regístrame! Soy palestino."

Ibrahim al-Baz, presidente de la red Palestina Al-Awda, señaló que este evento iba dirigido a "aumentar la conciencia entre los palestinos que viven en el extranjero de la importancia de su papel nacional, y a alertarlos de la necesidad de que participen en la elección de sus representantes." Señaló que "actualmente están fuera de la arena política, y buscamos reintegrarlos por medio del Registro cívico para las elecciones directas al Consejo Nacional Palestino." Al-Baz destacó el hecho de que "este es un asunto que goza del consenso nacional y los intereses de nuestro pueblo requieren que se convierta en realidad para resaltar la unidad del pueblo palestino tanto dentro como fuera de la Palestina histórica. Esto protegerá a nuestros derechos, especialmente el derecho al retorno ".

El evento coincide con un esfuerzo internacional que las comunidades y comités palestinos están realizando con el propósito de registrar durante el verano de 2012 a los palestinos que viven fuera de los Territorios Palestinos Ocupados. Los organizadores y activistas comunitarios dicen que esto permitirá a todos los palestinos ejercer su derecho a elegir el Consejo Nacional Palestino, el órgano legislativo supremo de la Organización para la Liberación de Palestina.

Es importante destacar que Vlaardingen cuenta con más de 1.500 palestinos de los 6.000 que viven en los Países Bajos. Los Palestinos llegaron a esta ciudad durante la década de 1960 como trabajadores de la empresa Romi. La compañía tenía una fábrica de margarina cerca de Nablus, Palestina, y reclutaba trabajadores desde allí hacia Holanda. La ocupación israelí de Cisjordania y la Franja de Gaza en 1967, impidió a estos palestinos volver a su patria. Por lo cual se quedaron en esta ciudad industrial, estableciendo buenas relaciones con el ayuntamiento y sus funcionarios. A la luz de estas conexiones y en reconocimiento de la solidaridad local con la comunidad palestina, la celebración contó con la presencia del teniente de alcalde, Arnout Hoekstra, quien recibió a los asistentes en el teatro municipal recientemente construido.

Haneen Shehadeh, una estudiante de doctorado en la Universidad Erasmus de Rotterdam, abrió el evento haciendo hincapié en la necesidad de la participación de la juventud palestina en la arena nacional. Este punto fue también subrayado por la activista Dianna Khader, que hizo un discurso en nombre de los estudiantes palestinos. Posteriormente, Muhyee al-Din al-Khalayleh, un ponente de los territorios palestinos ocupados en 1948, habló sobre la importancia del Día de la Tierra y de su enorme importancia simbólica en el contexto de la lucha palestina histórica.

El discurso inaugural estuvo a cargo de Karma Nabulsi, profesora de Ciencias políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad de Oxford, activista en la campaña por el derecho al retorno, y ex-representante de la OLP en diversos países y foros internacionales en el período pre-Oslo. La Dra. Nabulsi dio un análisis detallado de la importancia del Consejo Nacional Palestino y del papel central que los palestinos podrían jugar, independientemente de su lugar de residencia, en la reactivación de las instituciones palestinas de forma democrática y constructiva. También destacó que este rejuvenecimiento de las estructuras nacionales es una muestra del consenso palestino, refuerza el derecho al retorno y todos los demás derechos nacionales, y encarna la aspiración palestina a recuperar la unidad nacional a pesar de todas las fronteras, barreras y presiones externas. Estas presiones, afirmó, tienen el objetivo de dividir a la representación nacional, fragmentar las estructuras palestinas políticas y minar los derechos inalienables, especialmente el derecho al retorno.

Tras la presentación de la Dra. Nabulsi, siguió un debate durante el cual los participantes sugirieron varios pasos que podrían adoptarse en los Países Bajos en coordinación con la campaña general de registro de todos los palestinos para unas elecciones libres, directas y transparentes al Consejo Nacional Palestino (CNP). El acto se cerró con una actuación de Dabkeh, la danza popular folclórica palestina. La actuación estuvo a cargo del grupo de danza tradicional al-Asayel, originario de la región de Galilea de la Palestina ocupada, que fue invitado especialmente para la ocasión.

 

Este artículo fue publicado en Al-Quds Al-Arabi (árabe).